Esto es para aquellos que luchan con las relaciones porque son fanáticos del control

Flickr / S. H.

¿Luchas por ser demasiado controlador? ¿Tu pareja te ha mencionado que eres un fanático del control? ¿Te sientes incómodo cuando las cosas no salen como esperabas?



Entiendo que puede haber muchos sentimientos y pensamientos subyacentes detrás de la necesidad de sentir que tienes el control. No me refiero a eso aquí. Si bien las razones son importantes, me voy a centrar en cómo dejar de ser controlador. En lugar de castigarse por las razones por las que hace esto, creo que es importante hacer cambios positivos después de darse cuenta de que esto se ha convertido en un problema para usted.

Aquí hay siete pasos para dejar de ser controlador en su relación.

1. Empiece a notar cuando las cosas van de manera diferente de lo que preferiría

Es importante preguntarse cómo se siente acerca de lo que está sucediendo. Luego, determine si realmente necesita asegurarse de que el curso cambie o si puede dejar que lo que sea sea diferente de lo que esperaba. Por lo general, la sensación de irritación persistente que se produce inmediatamente después de que sucede algo es una gran señal. Esa sensación de “¡Dios mío, no! ESO NO ESTÁ BIEN.' Esta es tu pista.

Siéntese con ese sentimiento por un momento. Decide qué lo causó exactamente. Ahora piense si dejar que algo suceda de manera diferente es realmente una amenaza para usted o su seguridad, o simplemente diferente de lo que preferiría. ¿La forma en que la situación va realmente 'mal' o simplemente difiere de sus expectativas? Esto nos lleva al siguiente paso.





2. Considere sus expectativas para su pareja

Si está luchando porque su pareja no está exactamente a la altura de sus expectativas, es hora de pensar si sus expectativas 1. han sido establecidas, 2. son razonables y 3. son claras para su pareja. El número dos es el que más me preocupa aquí. Para los fanáticos del control del mundo, la reacción instintiva inmediata es decir 'POR SUPUESTO QUE SON RAZONABLES'. No, no siempre.

Siempre hay una línea muy fina entre ser “organizado” y volver locos a todos los que conoce con sus requisitos para ellos y su entorno. Una cosa es saber lo que quiere y otra muy distinta exigirlo a los demás sin dejarles que intervengan en nada.

3. Elige tus batallas

Es de vital importancia reconocer qué es una batalla que debes pelear y qué es algo que debes dejar ir.

Después de sentarse con la sensación de que no está a cargo de una situación, tómese un tiempo para determinar si este problema en particular es uno en el que podría dejarlo pasar o hacer un cambio en sus expectativas.

Por ejemplo, si espera que su esposo lave los platos indefectiblemente en el segundo en que termine la comida, pero no lo hace de inmediato, ¿es esto algo que puede dejar ir y comprometer?



Tómate un minuto para pensar en cada conflicto potencial en el que quieras intervenir y decir 'pero lo HARÉ' y decidir si puedes dejarlo pasar o cambiar tus expectativas.

Con el ánimo de elegir sus batallas, también es importante abandonar los argumentos una vez que se hayan resuelto. Una vez que esté en un lugar emocional en el que esté sentado con sus sentimientos y no actúe sobre ellos de inmediato, comience a hacer lo mismo con los desacuerdos y las discusiones. Reconozca que se ha tomado una resolución y que es más importante seguir adelante que insistir en las formas en las que él le falló en el pasado.

4. Practica dejar ir las cosas

Deje de lado la idea de que si no lo hace usted mismo, no se hará correctamente. Cultive un ambiente de alabanza versus crítica. Felicítelo mucho por hacer algo para ayudarlo. Cierra el instinto de criticar. Si algo no es una amenaza inmediata para su seguridad personal, considere si sigue siendo de vital importancia que lo haya hecho a su manera.

5. Piense en su entrega

Su socio no es un robot enviado para hacer sus ofertas. Si te acercas a él de una manera que él encuentra castrante o áspera, vas a provocar más incendios de los que apagas.

Si alguien dijera 'oh, Dios mío, me encanta cuando haces X. Me hace tan feliz', ¿no te haría sentir muy diferente a si dijera 'wow, por qué no haces Y? ¡No recibo ninguna ayuda aquí! '? La primera afirmación es mucho más positiva y valida. Si se escucha a sí mismo pensando o haciendo peticiones en un tono exigente y negativo, haga un esfuerzo por reformular sus declaraciones. Odiaría sentir que siempre le falla a su pareja, así que asegúrese de que sus interacciones con usted no incluyan muchas formas en las que lo decepcionen.

6. No apile sus solicitudes

Supongamos que realmente le gustaría que su esposo cargara el lavavajillas después de la cena. Una buena forma de pedir esto es decir 'oh, cariño, cuando cargas el lavavajillas después de la cena me siento muy feliz y apreciado'.

No es tan útil decir: 'Necesito que cargues el lavavajillas, saques la basura, recojas los desechos del perro, pongas a los niños en la cama y bla, bla, bla'. Recuerda que no es tu asistente personal. Una cosa a la vez.

7. Ajuste su actitud después del trabajo

A menudo, los momentos en los que somos más mandones son, literalmente, justo después del trabajo. Cuando llegue a casa del trabajo, tómese un tiempo para salir emocionalmente del papel de jefe. Si es necesario, tómate 30 minutos para un baño caliente o un entrenamiento en solitario para recargarte. Entra en un estado que sea ingenioso para lidiar con tu chico. Si ha tenido un día difícil, es mucho más probable que asuma el papel de dictador una vez que llegue a casa.

¡Déjame saber cómo manejas los problemas de control en los comentarios!

Esta publicación apareció originalmente en Attract The One.