El arte del poder mamada

Lencería Sokoloff

El poder de una mamada bien ejecutada no suele ser el tema de la educación sexual en la escuela secundaria, ni se discute con frecuencia entre las amigas cercanas; pero es importante. Enviar a un hombre a la felicidad sexual es un arte y debe ser elaborado con precisión, no a mano, sino por la boca.



Como dice Shakespeare (porque es totalmente relevante en este momento, ¿verdad?), 'Algunos nacen grandes, algunos alcanzan la grandeza y otros tienen la grandeza impuesta sobre ellos'.

En este caso, eres de dos tipos de chicas: nacidas para soplar o aprendes a soplar.

Con todo, todas las chicas pueden dominar la mamada y una vez que lo hayas hecho, tu chico seguramente te lo agradecerá y te sentirás aún más seguro, apreciado.ypoderoso.

Curiosamente, los roles de género juegan un papel que se pasa por alto en el sexo y cada encuentro íntimo con tu pareja es diferente. Siempre quedará una cosa: la belleza y el desconcertante misterio del sexo oral. Ver el sexo oral como algo desconcertante no siempre es obvio, pero es más que tu boca envuelta alrededor de su polla; es tu oportunidad de estar en el asiento del piloto de tu espacio íntimo compartido. Por el tiempo que estés ahí abajo, tienes el control.(No es que el sexo tenga que ver con el control porque gran parte del placer proviene de dejar ir, que es para un artículo diferente).

Las mamadas tienen la capacidad de poner a la mujer sobre el hombre, lo que da vueltas a la estructura relativamente patriarcal del sexo. Otra cosa que el sexo no es, es puramente acerca de la sumisión, pero el factor dom / sub del sexo oral contribuye a las habilidades de manejo del poder que estoy trayendo al frente de esta discusión.





La percepción social de las mamadas debería darles a las mujeres la oportunidad de revertir los roles que se golpean en nuestra psique con respecto a la posición del misionero, las búsquedas virginales y la noción de que las mujeres deben complacer a los hombres y no esperar nada a cambio. Todos podemos admitir que la educación sexual y los estigmas asociados con el sexo placentero son una mierda, sin juego de palabras aquí.

Piensa un momento en ello; no hay un equivalente masculino de 'puta'.

Quizás las mujeres que recuperan el control a través del sexo oral pueden cambiar el léxico de la sociedad. ¿Por qué cualquiera de nosotras debería ser una puta avergonzada por aceptar el placer?

No tengo miedo o vergüenza de admitir que disfruto en los primeros segundos donde envuelvo la polla de mi compañero en mi boca y veo como cambia su expresión. Obviamente, o no estaría escribiendo este artículo. Reconozco que lo están poniendo en una posición vulnerable y una parte de mí siempre desea que lo acepte más, pero creo que es tímido al respecto.

Volviendo a la naturaleza patriarcal del sexo en la sociedad, en algún momento, los hombres tuvieron miedo de dejar escapar gemidos y suspiros de placer. El placer vocal masculino se convirtió en un tipo de cosas 'solo para mujeres' en las que se recomendaba que las mujeres fueran ruidosas y la pornografía solo perpetuaba este concepto. Piénselo ... cuando una chica mide quince centímetros, o lo que sea, concentrándose en la ruta serpenteante de su lengua, respirando por la nariz, mirándolo contra su pene, asegurándose de que está en una posición cómoda, etc., ¿cómo? si no, ¿se supone que ella debe saber que su pareja se está divirtiendo? Aquí, su pareja tiene que renunciar al poder y hacerle saber que está haciendo un buen trabajo. (No quiero decir que todas las mujeres necesiten que los hombres las tranquilicen, pero essiempreapreciado).

Por lo tanto, es posible que se pregunte con qué debería irme aquí, y la respuesta es doble:



Las mamadas son momentos maravillosamente íntimos en los que las mujeres tienen la oportunidad de darse cuenta de su propio valor y deseos sexuales y que disfrutar de una mamada no es sexualmente vergonzoso para ninguna de las partes involucradas.

Dicho esto, sal, consigue algunos y siéntete orgulloso de ello.(¡Él te lo agradecerá!)