Lea esto si ama a alguien que no confía en usted

istockphoto.com / stsmhn


La confianza es algo frágil.Probablemente hayas escuchado eso antes. Probablemente también hayas escuchadola confianza se gana, no se da. OLa confianza lo es todo. O tal vez inclusola confianza es como un borrador; se vuelve más pequeño con cada error.Independientemente, la idea de confianza es la parte más básica, pero esencial, de cada relación. Es la columna vertebral, la columna vertebral de lo que significa amar a otra persona.

Cuando confías en alguien, te permites ser vulnerable. Dejas entrar a esa persona. Le das a esa persona tu corazón, toda tu alma, y ​​crees, a pesar de toda la basura del mundo, que se ocupará de ello.

Observas a esa persona alejarse y tienes la confianza de que es respetable y no se arrojará ni coqueteará a tus espaldas ni se abrirá a ningún otro ser humano además de ti. Pero lo que pasa con la confianza es que depende tanto de lo desconocido. Es un testimonio de fe, que a pesar de las probabilidades y sin importar lo que diga el mundo, crees que la persona que amas no te hará daño.

Maldita sea. Eso requiere fuerza.


En el mundo actual, la confianza es difícil. O se da con demasiada libertad o se retiene demasiado. A menudo, una persona se lastima, por lo que levantan ese muro de no te metas conmigo. Esto es comprensible, ¿verdad? (Hasta cierto punto). Cuando estamos quebrantados, nos amargamos. No queremos dejar entrar a nadie más, incluso si esa persona parece un ángel porque sabemos acerca de los ángeles caídos. Sabemos de la angustia. Sabemos lo que se siente al ser aplastado, destrozado, dañado, traicionado. Entonces no confiamos. Nos mantenemos cerrados como pequeños bichos de roly-poly, plegándose dentro de nosotros tan pronto como podemos estar lo suficientemente cerca como para sentir algo realmente.



Pero lo que pasa con la confianza es que depende tanto de lo desconocido.

Después de un tiempo, abrimos. Capa por capa, amar. Aprendemos cómo se siente amar a alguien de nuevo, pero todavía no confiamos. Aún no. Cuál es el verdadero problema. No puedes amar de verdad sin confianza. Cualquier relación que no se construya con una base segura de fe se romperá.


Así que aquí tienes. Estás enamorado de alguien que no confía en ti. Esta persona te acerca y quiere mantenerte allí, asfixiado bajo el disfraz de 'protegido'. Quieren saber todo sobre a dónde vas, con quién estás, qué te pones, por qué eres amigo de fulano de tal y si estás mintiendo. Porque probablemente estás mintiendo, ¿verdad? (Mal.) Te hacen cuestionarte a ti mismo. Te hacen dudar de ti mismo. Te hacen mirar al espejo y preguntarte si eres una persona tan sombría como te hacen parecer. (No lo eres, solo para que lo sepas).

La forma en que te tratan es el complicado lío de su vida. Su vida antes que tú, su vida rota. Quienquiera que amaban los traicionó y ya no son los mismos. Entonces te cuestionan. Ellos dudan de ti. Probablemente hagan a tus espaldas exactamente lo que te acusan de hacer porque tienen miedo de volver a lastimarse. Y eso apesta.


Pero no es tu problema. Sí, amas a esta persona. Sí, eres leal a esta persona. Sí, usted es honesto y nunca los lastimaría y se preocuparía tan profundamente por ellos y su pasado doloroso y roto. Pero eres alguien digno de confianza. Y el equipaje que lleva esta persona, arrastra como un peso muerto, es sólo eso: peso muerto.

No puedes amar de verdad sin confianza. Cualquier relación que no se construya con una base segura de fe se romperá.

Los problemas de confianza de su SO no son su problema. Claro, puedes consolar a esta persona y enseñarle lo que es el amor real, pero no puedes cambiar su forma de pensar. No puedes pasarte la vida tratando de demostrar que eres diferente, que los amas, que no eres como la última chica o chico que cambió su creencia en el amor. No puedes hacer todo lo posible por ellos, cambiarte de ropa por ellos, dejar a tus amigos por ellos, quedarte en casa por ellos, ignorar los planes para ellos, cambiar tu visión del mundo por ellos o ser nuevo para ellos. Porque eso no sería justo para ti. Y realmente, los problemas que están teniendo no tienen nada que ver contigo.

Entonces, ¿Qué haces? Eres paciente, al principio. Les muestras la persona que eres y les enseñas cómo es la confianza, lo liberador, maravilloso y poderoso que es dejar ir las inseguridades y confiar en que alguien lleve tu corazón en la palma de sus manos. Ojalá vean la belleza en eso. Vea que usted no es su ex, ni la persona que los cambió, ni la persona que destrozó su mundo entero, sino un nuevo comienzo.

Pero si aún te cuestionan, si aún observan cada uno de tus movimientos, si aún te dicen cosas terribles sobre ti y sobre ti porque no tienen fe en la persona que eres, debes liberarte. Debes dejar de lado la idea de que puedes cambiar su forma de pensar. Deben cambiarlo ellos mismos. Así que te liberas. Y al hacerlo, también los libera. Para que puedan crecer, reconstruirse y volverse lo suficientemente completos como para amar y confiar en la próxima alma hermosa que entre en su vida.



Marisa Donnelly es poeta y autora del libro,En algún lugar de una carretera, disponible aquí .