En lugar de pensar en las personas que se fueron, concéntrese en los que se quedaron

Annie Niemaszyk / Unsplash

Recientemente le escribí a aquellas personas que ya no están en mi vida, y me hizo pensar en la otra cara: las que todavía lo están. Las relaciones no siempre sobreviven al paso del tiempo, y eso está bien. Pero los que lo hacen; los que lo llevan a través de los tiempos difíciles y se deleitan con los prósperos con usted son dignos de acentuarse al máximo. Lo único constante en la vida es el cambio, y las relaciones no son una excepción. Las creencias cambian, las circunstancias cambian e incluso las personas cambian, poniendo en peligro todo tipo de sindicatos. Pero a veces, las creencias cambian al mismo tiempo. A veces, las circunstancias nos acercan más de lo que estábamos antes. Y, a veces, la gente cambia simultáneamente: de la mano, hombro con hombro. A veces, la gente entra en nuestras vidas y nos damos cuenta de que todas las llamadas sin respuesta, todas las puertas cerradas y todo el desamor nos han llevado directamente a ese momento maravilloso, donde nuestros corazones descubren cómo volver a latir.



Nosotros, como personas, podemos tener la tendencia a resaltar los problemas, las malas experiencias y, quizás, sobre todo, el dolor, cuando reflexionamos. Esto no se debe a que todos seamos desesperados o cínicos, sino quizás más porque el dolor y el sufrimiento son aterradores. Muchas veces pensamos que si disfrutamos de las dificultades, tal vez la próxima angustia deje una grieta más pequeña, o tal vez el próximo golpe de velocidad no haga vibrar nuestros huesos de manera tan insensata. Los tiempos difíciles a menudo se convierten en lo más destacado cuando miramos hacia atrás. Y por otro lado, las cosas buenas, especialmente las cosas buenas experimentadas y sutiles, como las personas maravillosas que están allí a través de todo, a menudo se pasan por alto.

¿Con qué frecuencia ha mirado hacia atrás en su pasado reciente y lo primero que le viene a la mente es el dolor de cabeza por la llanta pinchada, el costo asociado con el aparato roto o el daño a los muebles que el perro mordió? Pero, ¿qué pasa con el abrazo de tu madre a quien solo ves cada pocos meses? ¿O el reconocimiento de tus compañeros de trabajo por tus 20 años de servicio? Alguien sabio dijo una vez que la felicidad es fugaz. Esas pequeñas cosas: el agradecimiento y las celebraciones pueden parecer fugaces. Son partes del lado de la vida en el que a veces tenemos que hacer un esfuerzo para depositar nuestra plena confianza. Pero, por arriesgado que sea, es ese lado de la vida el que tiene la clave para desbloquear la armadura que muchos de nosotros tenemos. tan estratégicamente colocados alrededor de nuestros corazones.

Ahora, la única forma en que cualquiera de nosotros encontrará el verdadero contentamiento es encontrándolo en nuestro interior. Ninguna otra persona puede brindarte felicidad o paz, ni es su responsabilidad hacerlo. Tu capacidad para estar contento con tus circunstancias, con tu vida y contigo mismo tiene que venir, en última instancia, de tu interior. Pero eso no significa que su gente no tenga muchas de las piezas del rompecabezas que constituyen el mapa del camino sinuoso que recorre todos los días. La comunidad, la relación y la conexión se encuentran entre los pocos signos vitales que se encuentran en todos nuestros monitores de vida. Podemos haber sido diseñados para mantenernos a nosotros mismos al nivel más básico, pero no siempre podemos mantenernos erguidos cuando el suelo tiembla, estar de pie cuando sopla el viento y permanecer secos cuando cae la lluvia. Todos necesitamos los hombros de los demás para apoyarnos, las manos para sostener y los brazos para recostarnos cuando el peso del mundo se vuelve demasiado pesado para el nuestro.

Todos estamos destrozados. Cada uno de nosotros. Todos observamos y percibimos la vida a través de lentes únicos con todo tipo de equipaje a cuestas. Y aunque las circunstancias y situaciones son diferentes para todos, nadie puede caminar por la vida sin encontrarse con tormentas. Ninguna de nuestras historias está pintada exclusivamente con pinceladas vibrantes, sin algunos capítulos oscuros grabados en la mezcla. En un mundo donde la pérdida a menudo cubre la luz del sol, el odio puede filtrarse insidiosamente en nuestros poros, y la muerte puede parecer nada más que inevitable: todos, comprensiblemente, estamos destrozados. Muchos de nosotros creemos que roto significa no ser amado y desesperado, pero es todo lo contrario: es lo que nos hace maravillosos.





Las grietas y cicatrices dentro de cada uno de nosotros solo se suman a la individualidad intangible y única que nos hace ser quienes somos en un momento dado. Las partes rotas de nosotros son las que permiten que la luz brille, y quizás lo más importante, nos permiten emanar esa luz de regreso al mundo. Todos vamos a enojarnos en algún momento, decir cosas que desesperadamente desearíamos poder retirar, alejar a las personas precisamente cuando más las necesitamos y proyectar lo que nos duele a los demás. Dolor, pérdida, muerte, lo que sea, todos tienen una forma de tirar de las fibras de nuestro corazón, hacer añicos nuestro sentido de esperanza y atenuar la luz que una vez brilló en nuestros ojos. Esos son los momentos en los que es más desalentador estar al lado de alguien, pero también son los momentos en los que más necesitas a tu gente.

Pero la cosa es que nadie le debe nada a otra persona. No solo elegimos comenzar y terminar relaciones de todo tipo, elegimos continuarlas, todos los días. Puede que no parezca que este es el caso, porque muchas veces las decisiones están asociadas con algo nuevo; como un principio o un final. Pero todos los días, las personas en tu vida te eligen, una y otra vez, independientemente de las tormentas que puedan azotar debajo de tu piel. No hay grilletes que limiten a alguien cuando se trata de relaciones. Eso ciertamente no quiere decir que alejarse de las relaciones no sea una hazaña ardua, pero en última instancia, depende de cada uno de nosotros quedarnos o irnos, aferrarnos o soltarnos, extender nuestro corazón o retirarnos.

Es por eso que siempre debemos rodearnos de personas que vean la maravilla en nosotros y, por eso, elijan quedarse, todos los días. Rodéate de aquellos que te ven a través de tu dolor. Con esas personas que te recuerdan tu valía. Con aquellas personas que muestran tu gracia en su forma más estoica. Con los que toman la luz que quieres rechazar y la arrojan sobre ti. Con aquellos que son inamovibles cuando lo único que quieres hacer es alejarlos. Con esas personas que te enseñan a abrir los ojos, cuando lo único que puedes hacer es cerrarlos. Y quizás, sobre todo, rodéate de aquellos que aman cada pedacito roto de ti. Incluso cuando tienen todos los derechos, todas las capacidades y todas las razones para ir, no renuncian. Rodéate siempre de esas personas que te aman en tu peor momento, en tu mejor momento y todo lo demás.

Sus huesos pueden romperse, los corazones pueden adquirir nuevas cicatrices y, a veces, la visión puede verse nublada por el dolor, pero si cae en los brazos de su gente, nunca sufrirá, solo volverá más fuerte de lo que era antes. Rodéate de asombro y, lo que es más importante, de gente maravillosa. Todos tenemos una inmensa maravilla bailando en nuestros corazones y mentes que están ansiosos por salir a la superficie. A veces, todo lo que tenemos que hacer es rodearnos de esas personas que pueden verlo en nuestro interior porque la vida es desordenada y no siempre podemos verlo nosotros mismos. Y cuando encuentres a esas personas, aférrate a ellas y aprovecha todas las oportunidades que puedas para demostrarles que ellas también son infinitamente maravillosas.