Salir con el chico que aparece

EDRIC

No es lo que dice que hará, es lo que realmente hace.



Cualquiera puede escupir un buen juego y hacer que te enamores de él, pero sal con el tipo que te atrapará.

Sal con el chico que estará allí cuando lo necesites.

Sal con el chico en cuya palabra puedas confiar con confianza.

Sal con el chico que dice que sí todo el tiempo.

Sal con un chico que no te haga esperar nunca. Ya sea esperando un mensaje de texto o en un lugar.





Sal con el chico que no solo aparece, sino que llega temprano.

Sal con el tipo que te envía flores porque está pensando en ti y quiere que lo sepas.

Sal con el chico cuyos cumplidos son reales y provienen de un lugar sincero en el que puedes sentirlo.

Sal con el chico que se toma las cosas con calma porque un verdadero caballero sabe la importancia de esperar.

Sal con el chico cuya honestidad te hace cuestionar a cualquiera que te haya mentido y por qué te estableciste.

Sal con el chico que no ve la vulnerabilidad como una debilidad.



Sal con alguien que te abrace cuando llores y se seque las lágrimas que nunca causó.

Sal con el chico que se entera de tu pasado y no te juzga por ello.

Aquel cuyo toque te cura, mientras pasa sus dedos por tus cicatrices.

Sal con el chico cuyo toque te hace temblar.

Sal con el chico que cambia tus estándares por completo.

Ese tipo cuya presencia te hace sentir un poco más completo por dentro.

El tipo que te ve en el momento en que entras en una habitación y sabes, solo tiene ojos en ti.

Sal con el chico que sigue demostrando que eres el único para él.

Sal con el chico que hará todo lo posible por ti, ya sea para verte o hacerte un favor sin esperar nada a cambio.

Sal con el chico cuya felicidad te incluye a ti.

El tipo que se da cuenta de que es el afortunado.

Sal con el chico que hará todo lo que le pidas o, mejor aún, con alguien que haga cosas sin que se lo pidan.

Sal con el chico que te toma de la mano en público y quiere que lo vean teniéndote a su lado.

Salir con el chico que se da cuenta de que el valor no está en la cantidad de dinero que gana, sino en la calidad de la mujer que está a su lado.

Sal con el chico que quiere ser mejor para ti.

El que está dispuesto a sacrificar cosas para retenerte.

Sal con el tipo que te agarra abre todas las puertas, el tipo que saca tu silla y paga, no porque seas incapaz de hacerlo tú mismo, sino porque te respeta.

Sal con el chico que insiste en conocer a tus padres y los respeta también.

Sal con el chico que te presenta a sus amigos y ellos ya saben mucho sobre ti.

Sal con el chico cuyo amor te hace una mejor versión de ti mismo.

El tipo que te empuja. Sal con el chico para el que quieres ser mejor.

Sal con el chico que te hace olvidar que alguna vez fuiste lastimado en el pasado.

Sal con el chico sin el que ni siquiera puedes imaginar tu vida.

El chico cuyo amor cura.

Sal con el chico que te incluye en su futuro y te ve en el panorama general.

Sal con el chico con el que te diviertes. El chico que puede hacerte reír hasta que duela. El tipo que te hace sonreír cuando has tenido el peor día de tu vida.

Sal con el chico que te haga darte cuenta de por qué no funcionó con nadie más.

Pero, sobre todo, sal con un chico que aparece y no solo no se va, sino que no puede porque finalmente te conoció.