35 historias cortas originales verdaderamente aterradoras que te atraparán y no te dejarán ir

-ancho 'contenedor-de-varias-páginas-de-datos>

Jessica Montgomery - www.instagram.com

1. Odio cuando mi hermano Charlie tiene que irse

Mis padres constantemente tratan de explicarme lo enfermo que está. Que tengo la suerte de tener un cerebro en el que todos los productos químicos fluyen correctamente a sus destinos como ríos sin represas. Cuando me quejo de lo aburrido que estoy sin un hermano pequeño con quien jugar, intentan hacerme sentir mal al señalar que su aburrimiento probablemente supera con creces el mío, considerando su confinamiento en una habitación oscura en una institución.



Siempre les ruego que le den una última oportunidad. Por supuesto que lo hicieron al principio. Charlie ha vuelto a casa varias veces, cada una de menor duración que la anterior. Cada vez, sin falta, todo comienza de nuevo. Los gatos del vecindario con los ojos arrancados apareciendo en su baúl de juguetes, las navajas de afeitar de mi papá que se encontraron caídas en el tobogán para bebés en el parque al otro lado de la calle, las vitaminas de mamá reemplazadas por trozos de pastillas para lavavajillas. Mis padres dudan ahora, y utilizan con moderación las 'últimas oportunidades'. Dicen que su trastorno lo vuelve encantador, le facilita fingir la normalidad y engaña a los médicos que lo atienden para que piensen que está listo para la rehabilitación. Que tendré que aguantar mi aburrimiento si eso significa estar a salvo de él.

Odio cuando Charlie tiene que irse. Me hace tener que fingir que soy bueno hasta que él regrese.

horror en forma pura