12 razones por las que estás luchando por encontrarle sentido a la vida

Jakub Kriz / Unsplash

1.Crees que el sentido de la vida tiene que ser noble y abnegado para que valga la pena, por lo que te sientes culpable cuando no tienes buenas ideas para salvar a las personas, ya que no has podido salvarte a ti mismo.



2. Cuando le dicen que algunas personas tienen vidas más valiosas que otras (por ejemplo, un médico vale más que un artista, un abogado vale más que un blogger, un electricista vale más que un barista, etc.), se siente en conflicto porque encuentra Es difícil encontrarle sentido a las ocupaciones en las que no puedes ser tú mismo con las personas, pero al mismo tiempo, no quieres ser egoísta por no contribuir a la sociedad de una manera útil.

3. Es fácil que se sienta abrumado por la cantidad de trabajo que se necesitaría para solucionar los problemas de la sociedad. Los problemas no solo son demasiado complejos para usted, sino que también tiene sus propias necesidades básicas de las que preocuparse, especialmente cuando enfrenta préstamos para estudiantes, un alto costo de vida y un mercado laboral inestable.

4. Quieres agregar tu marca individual a todo lo que haces, pero tratar de distinguirte de otras personas se ha convertido en una competencia para ver quién puede ser el más singular, lo que te hace sentir que tu vida es derivada (lo que se traduce en inútil) porque solo unas pocas personas tienen una grandeza indiscutible que es poco probable que superes.

5.Sabes que es inútil aspirar a la grandeza, pero en el fondo, estás presionado a arreglarte a ti mismo con el fin de demostrar que no eres un fracaso para las personas que pensaban poco en ti. Cuando estás en tu punto más bajo, sientes que la vida no tendrá sentido hasta que llegues a la cima y encuentres la manera de permanecer allí.





6.Algunos días simplemente no te sientes vivo y pasas por momentos muy deprimentes '¿Cuál es el punto?' momentos porque en el fondo te sientes impotente y no lo suficientemente calificado como para salir de tu zona de confort.

7. Le enseñaron a encontrar el significado de una manera formulada: ser competente en algo práctico, asegurarse de que ayude a los demás, ganar dinero con ello y ser un ciudadano obediente. Pero la vida es mucho más compleja que eso, y no puedes simplemente encontrar el significado del punto A al punto B.

8. Su pensamiento se limita a la siguiente declaración condicional: 'Si obtengo [resultado final], entonces encontraré sentido a mi vida'. Pero el verdadero significado no se trata de lograr lo que te falta, es algo que sientes profundamente dentro de ti cuando has encontrado el camino correcto para ti.

9.No ha definido lo que significa una buena vida para usted. Todo lo que piensas sobre la vida es probablemente una combinación de lo que otros han dicho, lo que has leído y lo que te rodeas constantemente. Debido a que estás al capricho de varias creencias, no puedes concentrarte en lo que realmente te da sentido a la vida.

10.O tal vez sabes por qué estás viviendo. Simplemente tienes miedo de expresarlo, incluso para ti mismo, porque de alguna manera te avergüenzas de lo decepcionante e insignificante que es. Pero eso es lo que te dice tu orgullo. Te dice que necesitas hacer algo extraordinario o de lo contrario tu vida no tiene sentido.



11.Encasillas el significado de la vida en tres categorías: placer, grandeza y desinterés. Hay personas que trabajan en puestos de trabajo para ganar más dinero y así poder disfrutar de los artículos materiales, el prestigio, las conexiones sociales y el entretenimiento. Hay personas que buscan la excelencia y se convierten en los más grandes pensadores, superestrellas, emprendedores y líderes de la sociedad. Luego están aquellos que sirven desinteresadamente a las personas y son recompensados ​​por ayudar a aquellos que sufren dificultades extremas. Sin embargo, no está naturalmente inclinado a perseguir ninguno de los tres, y es por eso que a veces se siente perdido.

12.Simplemente estás esforzándote demasiado para hacer tu vida más significativa de lo necesario. La mayoría de los días, pasará por la vida de manera ordinaria, hará cosas ordinarias, y eso no es nada de lo que avergonzarse.